La ISO 9001:2015, un nuevo paradigma de la Calidad; de lo operativo a lo estratégico

 

Cuando se piensa en Gestión de Calidad, algunas asociaciones vienen inmediatamente a la cabeza de los empresarios. Capacitación, control de procesos, medición, registros, reuniones. Tiempo e inversión. Un empinado camino hacia la mejora.

Esto ya no es así, las normas han evolucionado y si bien la implementación de cualquier proceso requiere un esfuerzo, la nueva versión de la ISO 9001, tiene sus grandes ventajas.

Estamos hablando de una norma con foco en lo estratégico. Aquellos tiempos en los que la burocracia documental reinaba, quedaron atrás. Esto son buenas noticias, para todos aquellos que pretenden usar la gestión de calidad para generar ventajas competitivas, evaluar y capitalizar un entorno cada vez más cambiante.

Los principios de la nueva versión hablan de enfoque al cliente y la necesidad de exceder sus expectativas, del liderazgo y compromiso de las personas en todos los niveles y de la eficiencia y eficacia de procesos basada en su interrelación y coherencia. Se plantea la toma de decisiones basada en evidencia y la gestión de relaciones. Por supuesto se mantiene el fuerte foco en la mejora continua, como principal herramienta para el desarrollo. Todos estos elementos son claves hoy en día para cualquier organización.

Hay más.

Aquel viejo esquema de acciones correctivas, hoy se transforma en una dinámica y fundamental evaluación de riesgos, que robustece los sistemas de gestión mediante la sistematización de la consideración de las fuentes de riesgo, su adecuada ponderación y planificación.

La nueva versión, trabaja en la gestión de competencias. Este enfoque promueve la toma de conciencia y el entrenamiento, lo cual es vital hoy en día en las organizaciones modernas, alineadas a la gestión del conocimiento.

Si conoce y aplica la nueva versión de la ISO, está en el camino correcto. Si aún no lo ha hecho, asesórese, es una buena oportunidad de mejorar su empresa.